Los libros son como la comida. Hay lecturas rápidas, algunas un poco más elaboradas y otras constituyen un verdadero banquete con el que uno se debe tomar su tiempo para saborear y disfrutar. Lecturas obligadas como los grandes clásicos de la literatura universal son algunas veces demasiado si lo único que queremos es pasar un rato entretenido sin tener que …