EL COMERCIO DE BARRIO

 Parece que con la llegada de la crisis económica que tan larga se nos empieza a hacer, algunos ciudadanos han vuelto a hacer la compra día a día en los comercios de barrio y las pequeñas tiendas que hay abiertas a su alrededor, conscientes de que estas instalaciones comerciales tienen varias ventajas con las que no cuentan los grandes comercios.

Una de las principales ventajas de las que se valen los comerciantes de barrio es precisamente eso, que son del barrio y por lo tanto un vecino más que está al tanto de las cosas que ocurren en la comunidad a la que pertenece, pudiendo ofrecer un trato personalizado a cada uno de los clientes que vienen a comprar a su establecimiento y tratándolo con esmero, algo de lo que carecen en realidad las grandes tiendas que tratan a todos por igual de una manera fría.

Otra de las ventajas es la cercanía al comercio, ya que no es necesario coger el coche ni desplazarse lejos para comprar, lo que permite incluso hacer la compra diariamente o acercarse en un momento para comprar algo que se necesite de un modo más o menos urgente o incluso planificar la comida del día de acuerdo a las ofertas y los productos que el tendero ofrece concretamente en ese momento.

Es cierto que hoy en día parece resultar más cómodo visitar un hipermercado para hacer la compra de todo el mes y olvidarse después, pero el comercio de barrio sigue teniendo un encanto particular.

Comments are closed.